Las denuncias

Reforma ‘refritea’ nota de Álvaro Delgado, publicada el año pasado, sobre los 43 de Ayotzinapa

El periódico Reforma publicó en su portada de este miércoles una ‘primicia’ en la que reveló que, de acuerdo con la Fiscalía General de la República, militares estuvieron implicados en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Sin embargo, dicha información ya había sido publicada en julio de 2020 por el periodista Álvaro Delgado.

De acuerdo con un testimonio integrado al expediente del caso, los estudiantes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala habrían sido asesinados y sus restos desaparecidos por un operativo conjunto que incluyó a policías estatales, elementos militares y grupos delincuenciales.

Sin embargo, esta información no es nueva para los padres de los normalistas, ya que los forenses que investigan el caso de manera independiente ya habían llegado a esta conclusión y se los habían comunicado. Además, el periodista Álvaro Delgado publicó en la revista Proceso que la FGR ya contaba con pruebas de la participación del Ejército en julio de 2020.

En el texto La ‘verdad histórica’ encubría al Ejército, Delgado cita el testimonio de un delincuente llamado ‘Juan’ como la fuente, siete meses antes de que Reforma lo presente como una ‘primicia’ y, al igual que en el reportaje de periódico, se menciona que el objetivo era capturar a los sicarios de Onésimo Marquina Chapa, capo rival, quienes se mezclaron en la multitud.

De igual manera, el reportaje confirmaba la participación de los elementos del 27 Batallón de Infantería, quienes habrían entregado a los estudiantes detenidos a una célula de Guerreros Unidos conocida como ‘Los Tilos’, quienes fueron los encargados de asesinarlos y diluir sus restos en ácido y sosa caústica.

Esta información no solo estaba en poder de Proceso y Álvaro Delgado, sino que también estaban al tanto los padres de los desaparecidos, quienes le exigieron al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la FGR que procediera de manera legal contra los integrantes de dicho regimiento, por falsedad de declaraciones y omisión, durante una reunión.

Aquella pieza de investigación también recogió los detalles relativos a la utilización de la casa funeraria para incinerar los restos destazados del grupo capturado por la Policía Estatal y el esparcimiento de los mismos en la región; información que Reforma presenta como ‘nueva’ en medio de la polémica por la exoneración de Salvador Cienfuegos.

El extitular de la Defensa Nacional ha sido señalado por haber encubierto el papel que jugaron las Fuerzas Armadas en la desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, llegando al punto de afirmar que no permitiría que interrogaran a sus elementos.

Esta mañana, el diario capitalino retomó la investigación de la FGR publicada por Delgado en julio, mencionando a ‘Juan’, cuyo testimonio habría conducido a la aprehensión del capitán José Martínez Crespo y a la emisión de otras diecisiete órdenes de aprehensión vinculadas al ‘caso Ayotzinapa’.

Imagen

‘Juan’ formaba parte del cártel conocido como Guerreros Unidos y relata que el objetivo de su organización era la captura de un grupo de sicarios de la organización encabezada por Onésimo Marquina; sin embargo, estos se mezclaron entre la multitud de estudiantes que realizaba una protesta en Iguala.

Tras haber sido capturados, los estudiantes habrían sido divididos en tres grupos: uno fue retenido por la Policía Estatal, otro por Guerreros Unidos y el último por las Fuerzas Armadas, quienes los habrían conducido a las instalaciones de 27 Batallón de Infantería, con el objetivo de identificar a los miembros del otro cártel.

El testigo afirma que quienes fueron capturados por Guerreros Unidos fueron asesinados y disueltos en ácido para ser vertidos en el drenaje; mientras que los demás fueron destazados a machetazos y transportados a la funeraria ‘El Ángel’, en donde el proceso de cremación de los cuerpos tuvo una duración de dos días.

Los restos que no alcanzaron a ser cremados habrían sido sembrados entre Iguala y Taxco. Por otra parte, una parte de las cenizas no fueron esparcidas, sino que fueron entregadas a un policía estatal de nombre Wenceslao para que fueran utilizadas como ‘evidencia’ y las autoridades obtuvieran resultados rápidos.

Estas cenizas y otros restos  habrían sido sembrados por las fuerzas del orden en el basurero de Cocula, junto con casquillos de armas, dando sustento a la ‘verdad histórica’ respaldada por el gobierno de Enrique Peña Nieto. El objetivo de esta operación –sostiene Juan- habría sido el de fincar la responsabilidad en elementos de bajo nivel de la organización y no en los líderes.

Entre las reacciones al artículo del Reforma, se encuentra la del Centro de Derechos Humanos Miguel Ángel Pro, el cual compartió un comunicado en redes sociales en el que lamentan la filtración de información sobre investigaciones en curso y confirmaron que la evidencia recopilada hasta ahora confirma la presencia de agentes del orden.

Sin embargo, también señalaron que, de acuerdo a lo establecido por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), la investigación no puede basarse únicamente en testimonios, sino que estos deben ser corroborados por la evidencia científica recogida por los equipos forenses.

Tras la publicación del diario capitalino, Álvaro Delgado realizó una publicación en su cuenta de Twitter en la que revela que la historia principal publicada como ‘primicia’ en su portada ya se había hecho pública en Proceso hace más de medio año, compartiendo varios enlaces al respecto.

Con información de Reforma y Proceso.

Imagen: ESPECIAL

Related posts

Granjas de bots en Argentina ‘disparan’ la guerra sucia a favor de Xóchitl Gálvez

The Mexico News

Periodistas tunden al New York Times por manejo tendencioso de información

Daniel Hernández Carreto

YouTube censura mañanera de AMLO y contenido de periodistas

The Mexico News