Las denuncias

Carta abierta contra la misoginia y los “doble moral” del PAN

Sen. Ismael García Cabeza de Vaca y parte de la bancada del PAN. Fuente: El Financiero

 

Recientemente nos enteramos de otra gracia de uno de nuestros flamantes Senadores, finísimas personas que se dedican al alto honor de elaborar leyes y aprobar iniciativas y proyectos.

El Senador por el PAN Ismael García Cabeza de Vaca fue exhibido intercambiando información de una supuesta scort con otro legislador que le preguntaba por los datos de contacto del “padrote” de la chica porque “se la quería zumbar”, a lo que el respondió “ya somos 2”.

Fernanda Moreno, chica de la imagen enviada el Sen. Cabeza de Vaca

Al distribuirse la imagen del Sen. Cabeza de Vaca con teléfono en mano en redes sociales fue lamentable la forma en que algunos políticos y hasta periodistas defendieron al implicado bajo la bandera del derecho a la privacidad y el desmedido escarnio del que estaba siendo objeto.

Aquí, por ejemplo, Fernando Belaunzarán, correligionario del citado Senador, deja claro que le importa más el derecho a la privacidad que el conducirse con decencia dentro de la Cámara y más si se está en horas de trabajo. De aquí la necesidad de esta carta.

Independientemente de que se tiene derecho a la privacidad, no podemos pasar por alto el hecho de que un legislador, representante popular, estaba pidiendo a otro legislador datos de contacto de un “padrote”, mismos que en muchos casos están implicados en casos de tráfico de personas, prostitución, trata de blancas, secuestro y otras cosas en las que no voy a entrar en detalle.

El caso no es un problema menor, pues ha quedado más que claro que los legisladores en cuestión, son presuntos consumidores (y por consecuencia también son causa) del grave problema en que se puede tornar la prostitución y los que los defienden dejan constancia de que para ellos el derecho a la privacidad está por encima del trabajo digno y el derecho a una vida decorosa.

Fuente: vidaenmex

Disculpen ustedes, pero la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es clara y según el Art. 6°, inciso “A”, fracción I:

Toda la información en posesión de cualquier autoridad, entidad, órgano y organismo de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, […] que reciba y ejerza recursos públicos o realice actos de autoridad en el ámbito federal, estatal y municipal, es pública y sólo podrá ser reservada temporalmente por razones de interés público y seguridad nacional, en los términos que fijen las leyes”.

Y el Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación José Ramón Cossío Díaz resolvió desde 2009 que:

“El derecho al honor y a la privacidad […] es menor cuando sus titulares tienen responsabilidades públicas“.

De aquí que lo que haga o deje de hacer el Sen. Cabeza de Vaca tenga esta calidad, pues es un servidor PÚBLICO (antes de hacer bilis sigue leyendo).

Luego, el estar consumiendo contenidos (y suponemos que también servicios) y más de este tipo en horas de trabajo es causa de sanción en cualquier centro laboral, así que sí, aunque no les guste a algunos, el Sen. Batres, en su facultad de Presidente del Senado, hizo lo correcto al turnar el caso para su investigación.

Sen. Martí Batres, Presidente del Senado

Y a los políticos y periodistas que defienden el hecho con argumentos completamente deleznables les digo que, si el Senador o el otro legislador que lo contactó, tienen información de servicios que pueden terminar en favores sexuales, podrían estar en posesión de evidencia y hasta en complicidad de actos delictivos de diferentes tipos, algunos de los que no requieren de orden para su investigación, pues, como lo dijera el Jefe de Gobierno de la CDMX José Ramón Amieva en el caso del joven apuñalado en las recientes manifestaciones en la Ciudad Universitaria de la UNAM, se persiguen de oficio.

Se escuchará cruel, pero la prostitución obedece a algo específico: oferta y demanda. El problema existe porque hay quien lo consume y, en el caso de México, además es motivo para cometer actos delictivos del más alto rechazo.

Fuente: vidaenmex

Seamos honestos, no se puede dejar pasar el hecho, no es poca cosa y lo digo no por el Senador o sus contactos en el chat de WhatsApp, no por la doble moral que parece manejar el PAN (recordemos otros célebres momentos como el de Pancho Cachondo o la fiesta en la que participó Luis Alberto Villerreal en un “viaje de trabajo” en la que se escuchó el memorable “¡ánimo Montana!”) o porque cometiera la acción en horas de trabajo, sino por las miles y probablemente millones de víctimas que han desaparecido en los últimos 10 años y siguen esfumándose.

Francisco Solís Peón “Pancho Cachondo”, Diputado Local por el PAN en el D.F., 2000 – 2003. Fuente: AngelMetropolitano

Estimado lector, la disculpa del Sen. Ismael García Cabeza de Vaca no es suficiente, y no por escarnio o ponerlo en evidencia por ser panista, es conciencia sobre el hecho de que, si como sociedad seguimos consumiendo este tipo de contenidos, por consecuencia continuarán problemas gravísimos como el tráfico de personas, la trata de blancas y la esclavitud sexual.

Con información de vidaenmex

Related posts

Juez de Morelos libera a acusado de abuso infantil porque su víctima estaba ‘muy tranquila’

The Mexico News

Lanzan ataques misóginos tras nombramiento de Rosa Icela Rodríguez

The Mexico News

Militares protagonizan intento de golpe de estado en Bolivia

The Mexico News