ColumnistasInternacionales

El día que México cambió

Eran las 6 de la mañana del domingo 1 de julio de 2018, mi reloj despertador sonó como todos los días, avisando que ya era hora de levantarme. Me incorporé, me senté en la orilla de mi cama y me puse a meditar, pues ese día no era como todos los demás, sino definiría el principio de un cambio real y profundo para México y su gente.

Mientras profundizaban en mis pensamientos, mi entusiasmo crecía y algo en mi interior me decía que la tercera sería la vencida. Una vez concluida mi meditación, empecé a enviar mensajes de WhatsApp a mis amigos y familiares; para ir a votar en grupo como lo habíamos acordado.

Antes de meterme a bañar, desperté a mi familia con abrazos y con besos ya que me sentía muy feliz. Cuando estaba en la regadera, de repente una sensación de NEGACIÓN me embargó y empecé a auto sabotearme con pensamientos tales como: Y si no ganamos, y si cometen nuevamente fraude, y si la gente no responde, y si los partidos de siempre provocan caos y violencia etc, etc. Toda una lluvia de excusas me hizo su presa.

Traté de evadir esos pensamientos, pero sin darme cuenta me entró MIEDO. Pero no ese miedo que es intrínseco a nosotros, ese con el que nacemos y nos hace ser precavidos. El miedo que empecé a experimentar era tan tóxico, que me hizo vacilar por completo. A tal grado, que aquel regocijo con el que desperté de repente se desvaneció.

Y bueno, en cierta manera esos miedos tenían su fundamento, ya que por muchos años de gobiernos corruptos, hicieron uso de todas sus malas prácticas y siempre terminaban imponiéndose a costa de lo que fuera. El caso más reciente fue el de Alfredo Del Mazo Masa en el Estado de México.

Mientras desayunaba, entré en una etapa de Lucha de sentimientos, me sentía descontento, frustrado, pero al mismo tiempo sabía que algo bueno vendría y que por mi parte solo me quedaba levantar la cabeza, agarrar las riendas y empezar a confiar en que durante varios meses hice proselitismo, puse mi pasión, mi empeño y mi capacidad de convencimiento para hacer cambiar de actitud de aquellos que se resistían al cambio. Todos los días me levantaba con el firme propósito de convencer a alguien más para votar parejo por Morena. Y así como yo, millones de mexicanos hicieron lo mismo.

Tenía a mi familia de mi lado, a muchos amigos, compañeros de lucha, pero sobre todo tenia el ejemplo de un gran líder, que aún a pesar de la persecución, difamación, y rechazo desmedido; supo poner por delante los ideales que desde pequeño forjó. Recordé que en el proceso de cambio, tener sentimientos de negación, de miedo y sentirme solo en un desierto; es lo más normal. Como dice el Presidente López Obrador: “Hay que tener miedo, pero no ser cobardes”

Después de toda esa guerra de sentimientos en mi interior, salimos de casa felices y unidos; dispuestos a poner nuestro grano de arena con nuestro voto. Pero más que eso, nuestro compromiso de que no todo concluía ahí, sino que era el principio de una lucha que no iba a ser fácil, sino siempre cuesta arriba.

Todos los cambios se darán en la medida que cada uno contribuya, en la medida que cada uno cambie, en la medida que uno desaprende para aprender cosas nuevas, en la medida que nosotros confiemos en lo que nosotros somos y hacemos, para poder creer en lo que el Presidente López Obrador es y hace. La 4T, una simple abreviatura con un profundo significado y un inmenso compromiso de lucha común.

Si echamos un vistazo a los grandes líderes que han transformado la historia del mundo, nos daremos cuenta que la gran mayoría han sido perseguidos, privados de su libertad y hasta de su vida. Pero no solo a ellos, sino a quienes les apoyaban. Con AMLO no podía ser diferente, pues ésta 4T ha pisado callos de muchos que se sentían amos y señores de todo.

No hay ser humano sobre el planeta que no experimente temores, dudas, frustraciones, desaliento, incertidumbre, negación y resistencia al cambio. Lo importante es salir avante y no claudicar. Como decía Nelson Mandela: “No es valiente quien no tiene miedo, sino quien sabe conquistarlo”

En los últimos días, el empresario Claudio X González y sus aliados; han lanzado amenazas, sustentadas en mentiras y calumnias. No es primera vez que la oposición fascista lo hace, ha sido su modus operandi desde siempre. El problema no son ellos, sino la manipulación y los temores que aún puedan infundirnos. ¡Resistamos unidos, resistamos valientes, nadie dijo que la 4T sería un día de campo, pero basados en los logros y los hechos; estamos en vías de tener el país que todos merecemos y soñamos! ¡Ni un paso atrás!

Tenemos bien definido el rumbo, tenemos clara la meta, tenemos un partido político que millones formamos junto al Presidente, no caminamos solos, ni navegamos sin brújula. Juntos estamos haciendo historia! ¿Estamos dispuesto a enfrentar lo que venga?

Por mi parte… ¡QUE ME ANOTEN EN LA LISTA!

 

Juan Castillo
@UnidosPorLa4T

Related posts

Decirle adiós a los pretextos y abrirle la puerta a la reforma migratoria

Meme Yamel

Opinión: Education, Not Walls! (Inglés)

Daniel Hernández Carreto

Rusia aprueba ley que prohibe ‘propaganda LGBT+’

Daniel Hernández Carreto

Leave a Comment